Historias del siglo pasado...

Bueno, en realidad mi pasado no es tan oscuro...

Después de perder unos cuantos años en diferentes escuelas de arte, como por ejemplo la EAAOA (Escuela de Arte Aplicadas y Oficios Artísticos) o la facultad de Bellas Artes Sant Jordi, empecé a buscarme la vida como diseñador gráfico, carrera muy de moda en Barcelona durante el último cuarto del siglo pasado.

 

Mi primer trabajo consitió en pasarme el día encerrado en una habitación oscura haciendo copias ampliadas o reducidas del texto o los gráficos usados para montar los originales publicitarios.

Eso se hacía con una máquina llamada ReproMaster, invento infernal al que llegué a odiar con toda mi alma...

La verdad es que el trabajo de diseño gráfico es uno de los que más han cambiado con la aparición de los ordenadores. En esos tiempos montar un original para imprenta era una labor totalmente artesana y que consumía una cantidad de tiempo enorme.

Otro elemento imprescindible era la Letraset, hojas con tipos de letra transferibles presionando con un puntero, tipo calcomanía. El problema es que cada hoja tenía letras de un tipo determinado y de un sólo tamaño, por lo que si necesitabas muchos tipos de letra y en tamaños variados acababas gastando una fortuna en hojas de Letraset.

Todos los estudios de diseño tenían armarios llenos de hojas de Letraset a a medio usar, y encontrar el tipo de letra que necesitabas en el tamaño adecuado era un trabajo ímprobo.

He de reconocer que lo que más me gustaba era la ilustración, aunque nunca me dediqué de lleno a ella. También hice mis pinitos en el dibujo de cómic, aunque lo abandoné rápidamente cuando me enteré de lo que se pagaba por página dibujada...

Algunos ejemplos:

A mediados de los 80's me uní a dos amigos para fundar un estudio de diseño propio, AREA de Diseño, que al poco tiempo se convirtió en FRACTAL. Mis amigos no sospechaban lo peligroso que yo era, y aceptaron sin dudar que nos metiéramos en un enorme crédito para poder comprar uno de los primeros sistemas de animación en 3D que llegaron a España. El CUBICOMP PictureMaker....

Este moderno sistema estaba basado en un potentísimo ordenador IBM AT 286, con pantalla verder fosforito, sistema operativo MS Dos y una carísima extensión de memoria de 3 Mb, para suplir las carencias de su memoria de 512 Kb. Vaya, un auténtico Maseratti...

Para poder grabar en vídeo las imágenes que el sistema creaba hacía falta usar un vídeo de 1 pulgada, cosa que nosotros no sabíamos, claro está. Total que nos hacía falta un trasto como el de la foto, de unos 40 kilos de peso y 8 millones de pesetas de costo...

Dada nuestra paupérrima situación económica, tuvimos que buscar más socios y acabamos creando un holding (o algo así) con dos empresas más y montando una empresa llamada TRIMAGEN, que es la que comercializó las animaciones en 3D durante varios años.

Y ese fue mi trabajo hasta los primeros años de este siglo, diseñar, crear, modelar, renderizar y editar animaciones en 3D.

He ido pasando por todos los modelos de ordenador personal del mercado, 386, 486, pentium, Apple, incluso worKstations de Silicon Graphics.

He usado multitud de softwares, 3dStudio, MAX en sus diferentes versiones, After Effects, Avid, y muchísimos más no tan conocidos.

He trabajado para las TV's, para agencias de publicidad, para productoras de vídeo, y, desde que a mediados de la primera década de este siglo pude dejar de depender de un ordenador para el trabajo, puedo decir que soy MAS feliz.

A continuación pongo algunas imágenes de mis años de animador. Y los que quieran ver más pueden echar una mirada a mi primera web, www.mambri.com

O si le quereis dar un vistazo a la última demo que hice, en 1999, la podeis ver aquí...